lunes, enero 25, 2021

La homilía de Caacupé.

La misa central por la Virgen de Caacupé del 8 diciembre, el monseñor Ricardo Valenzuela manifestó en su homilía que este año las fiestas litúrgicas a puertas cerradas por el COVID-19 y tendremos la fuerza para superar la pandemia.

No permanecer “ciegos” ante los intentos de instalación del aborto legal. Solicitó a las autoridades luchar contra la corrupción, la injusticia, el narcotráfico, la pobreza y la depredación de los bosques.

Minutos cerca de las 7:00 de este martes 8 de diciembre, el obispo de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela, caminó solitario hacia la Basílica y tras quedar un momento en la explanada mirando la plaza vacía, tocó el crucifijo y abrió las puertas del templo donde se realiza la misa central, iniciando de esa forma una celebración totalmente atípica de la Virgen de los Milagros.

“Este año celebramos el 8 de diciembre, la fiesta de Tupãsy Caacupé de una manera muy especial. En primer lugar, la pandemia afectó el número de peregrinos y la forma festiva de las diferentes manifestaciones que habitualmente caracterizan la gran peregrinación de cada año. Todos sabemos que esta forma de atención y cuidado surge de una actitud necesaria y responsable, dado que la pandemia ha alterado radicalmente toda la vida de la humanidad, especialmente en las formas en que las personas se relacionan con las nefastas consecuencias que conocemos y que afectan especialmente a los más débiles”, expresó en su homilía.

El obispo añadió que piden a la virgen luz y fuerza para vencer a la pandemia, e instó a dejarnos guiar por la palabra de Dios para que nuestra peregrinación con la mente y el corazón pueda ser iluminada por el Espíritu Santo. En la ocasión, el tema para reflexionar fue: “La eucaristía y la Virgen María”. Hizo un recuento de cuando María recibió la visita del Espíritu Santo y sembró en su vientre al Dios encarnado. “Podríamos decir que, durante nueve meses, a cada segundo era como si en ella se celebrara la Santa Misa”, dijo.

Valenzuela expuso que la eucaristía es uno de misterios profundos de nuestra fe: las apariencias, los sabores y los aromas son de pan y vino. “Sin embargo, tanto en una como en la otra especie, solo encontramos la sustancia del cuerpo, sangre, alma y divinidad de Cristo. Los sentidos nos presentan una realidad, pero nuestra fe nos dice otra, en la cual creemos”, añadió.

“Estamos en el mismo barco”

Consideró en ese sentido que la pandemia ha hecho que estos problemas sean más visibles y también muestra la necesidad de encontrar formas y soluciones para todos. Sostuvo que la dimensión de los problemas a los que nos enfrentamos requiere soluciones que cuenten con la participación de todos y cuyos beneficios también puedan ser disfrutados por todos. “Estamos en el mismo barco y solo es posible salvarnos a nosotros mismos si todos colaboramos para que todos se salven”, dijo.

Por último, expresó que en los hogares, en medio de esta pandemia, la palabra de Dios invita a contemplar a María como “peregrina de la fe”, como la mujer que se dejó encontrar por Dios en su vida cotidiana. “Si lo hacemos, guiados por el espíritu del Señor e imitando las actitudes de la Madre María, saldremos de esta crisis con más vida y la posibilidad de afrontar los retos que nos depara el futuro”, culminó, para dar lugar a la continuidad de la misa.

Fuente: La Nación

Últimas notas

Corredor Vial Botánico: Montaje de vigas en el viaducto más extenso que tendrá Asunción.

Con 49 vigas montadas a la fecha, prosiguen los trabajos en el tramo 1 que abarca el viaducto de 1.340 metros, el...

El camino de Guaraní hasta el debut en Libertadores

A la espera de conocer a los rivales de los equipos paraguayos en la Copa Libertadores 2021, cuyos emparejamientos se conocerán el...

Confirman rebrote de COVID en penitenciaría de Concepción

Una persona privada de libertad de la Penitenciaría Regional de Concepción dio positivo a la prueba de covid-19, por lo que el...