jueves, octubre 28, 2021

Historia sin fin: La fiscal del caso del robo de Gical, no recuerda nada

La fiscal Noelia Naumann no recuerda de nada.

Recooció que no se halló nada en la investigación sobre el enorme robo de productos de contrabando pertenecientes al rubro electrónico, que se encontraban en el depósito aduanero de Gical, en la ciudad de Mariano Roque Alonso. Afirmó reiteradamente que no recuerda casi nada de los detalles de la investigación, que tiene apenas un año de antigüedad. Este caso es uno de los que saltaron al tapete luego de la denuncia que realizó el titular de Aduanas, Julio Fernández, contra el senador Martín Arévalo.

En comunicación con ABC, la fiscala Noelia Naumann fue consultada sobre qué se hizo para investigar el robo de mercaderías del rubro informático del depósito aduanero de Gical en Roque Alonso, ocurrido en la madrugada del 26 de agosto de 2020.

Recordemos que, de acuerdo a la denuncia hecha por un contador de Gical identificado como Germán Zonetti, cinco desconocidos ingresaron con un camión tipo Canter al depósito, y llamativamente se llevaron los artefactos electrónicos sin que nadie los detuviera. Estos habían sido incautados como contrabando por la Dirección Nacional de Aduanas.

Si bien la causa fue denunciada por un contador de Gical en la Comisaría 10ª bajo la figura penal de robo agravado contra personas innominadas, y la causa fue derivada a la fiscala Noelia Naumann, en un año nada se avanzó con la investigación para descubrir quiénes fueron las personas que sustrayeron la mercancía y cómo entraron al lugar sin ser descubiertas.

La investigadora se escudó en que ahora mismo la carpeta fiscal ya no está a su cargo, porque la derivó a Fiscalía General.

Argumentó que desde un principio trabajó con el Departamento de Investigaciones de la Policía y que, si bien se hicieron varios oficios y se solicitó el cruzamiento de llamadas, no hubo mayores hallazgos ni tampoco pedidos de allanamiento, o localización de la carga.

Causa fue devuelta a Fiscalía General

Según la fiscala Naumann, la causa ahora será redistribuida para el equipo que está llevando las otras denuncias en el marco de toda la serie denuncias que saltaron luego de que Julio Fernández sacara a la luz este caso.

La fiscala reconoció que no se avanzó prácticamente nada en la investigación, y que el caso “ahí quedó”.

“La denuncia del contador dice que entraron en un Canter (camión) que vieron a cinco personas. Enviaron unas imágenes de circuito cerrado que analizó la Policía de Investigaciones, pero las imágenes no son nítidas. Se ve a tres personas de un lado y a dos del otro lado, pero tienen quepis y no se las identifica”, es lo poco que aportó la agente fiscal, quien en todo momento sostuvo que “ya no recuerda” varios aspectos del caso, aunque la investigación tiene apenas un año de antigüedad.

Se cree que eran funcionarios

Al consultársele cómo pudieron haber ingresado personas con un camión a robar mercancía sin ser vistas por nadie, respondió que “aparentemente eran funcionarios de ahí, trabajaban adentro, eso es lo que recuerdo. Entre ellos está una mujer, es lo que sindican, pero tampoco hubo pruebas. Mencionaron el nombre de los que podrían ser, pero no se comprobó con las imágenes que fueran ellos”, dijo vagamente la investigadora sin aportar ningún dato contundente sobre el caso que investigó durante 12 meses.

Al preguntársele si llamó a declarar a alguna de las personas implicadas, respondió primero que no, e inmediatamente dijo que “cree” que sí llamó a declarar a dos personas: un oficial de seguridad y el contador que hizo la denuncia.

No recuerda aspectos básicos del robo

Sobre el monto que se sustrajo en concepto de productos informáticos en este robo, nada pudo decir la fiscala, pues aparentemente “no recuerda” si se pudo cuantificar o no la cantidad de dinero perdido.

Mencionó que esta mañana le solicitaron el expediente para investigaciones que estaban haciendo otros colegas suyos. Finalmente aseguró que ningún político le llamó a hacerle algún tipo de pedido sobre este caso.

Según denunció Julio Fernández, los artefactos electrónicos se robaron haciendo aparecer un cargamento con contenido parecido y llevándola al depósito como una treta.

La otra campana

Pero el caso tiene otra arista totalmente opuesta. El abogado Roberto Ortiz, representante de la Importadora Gecu SA y Belic Import Export SA, asegura que la carga de electrónicos por valor de US$ 3.000.000 fue importada como corresponde, pero que a la hora de desanuanizarla les pusieron trabas.

El jurista afirma que Aduanas no les dio la oportunidad de defenderse, pues no hubo aviso de que existía un sumario.

Últimas notas

Olimpia se resigna a recibir sanción de la FIFA

Manuel Ferreira, asesor financiero de Olimpia, señaló que el club de Para Uno no logró reunir los USD 5.100.000 para pagar al FC...

En Posadas comienzan a comprar guaraníes

Debido a la devaluación del peso argentino y ante la imposibilidad de conseguir dólares en el vecino país, en Posadas empezaron a...

No vacunados copan salas de UTI en Alto Paraná

En Alto Paraná todos los hospitalizados en Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Integrado de Contingencia que funciona en el Instituto de...

Veto parcial a ley de transacciones electrónicas

El Poder Ejecutivo informó este jueves que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, decidió vetar parcialmente el proyecto de ley...