martes, abril 16, 2024

El legado del padre Gabriele Amorth, el exorcista del Vaticano

El padre Gabriele Amorth, reconocido como el principal exorcista del Vaticano, dejó un legado impactante en su labor de lucha contra el mal. Fallecido en 2016 a los 91 años, Amorth afirmaba haber desterrado al diablo en más de 60.000 ocasiones, convirtiéndose en una figura controvertida dentro de la Iglesia Católica.

Amorth se destacó por su postura crítica hacia diversas temáticas, como la saga de Harry Potter y el yoga, a las que consideraba «obra del diablo». Sostenía que estas prácticas conducían al mal y representaban una amenaza para la fe. Además, afirmó que líderes históricos como Hitler y Stalin habían sido poseídos por entidades diabólicas.

El exorcista del Papa también generó polémica al defender la precisión de la película «El exorcista», dirigida por William Friedkin y basada en hechos reales. Según Amorth, la cinta reflejaba de manera sustancial los fenómenos que se presentan durante un exorcismo.

Durante su carrera, Amorth practicó alrededor de 160.000 exorcismos y trató al menos 100 casos de posesiones demoníacas genuinas. Sin embargo, reconocía que muchos de los individuos que buscaban su ayuda tenían problemas psicológicos que requerían atención profesional.

Aunque enfrentó críticas por parte de escépticos y aquellos que consideraban que el exorcismo era superstición, Amorth encontró respaldo en la Iglesia Católica. Fue fundador de la Asociación Internacional de Exorcistas y su presidente hasta su retiro en 2000. Su trabajo fue reconocido por el Vaticano, que lo consideró uno de los más de 400 curas exorcistas que forman parte de la institución.

Amorth defendía el exorcismo como un acto de caridad y una forma de ayudar a quienes sufren. Sostenía que era importante no confundir la posesión demoníaca con enfermedades comunes y que los casos debían ser evaluados por médicos antes de recurrir a un exorcista.

A pesar de su partida, el legado de Gabriele Amorth continúa en la conciencia de otros sacerdotes y en la existencia de la hermandad global de expulsores de demonios y rompehechizos, reconocida oficialmente por el Vaticano en 2020. El exorcismo sigue siendo una práctica reconocida por la Iglesia Católica, aunque su aplicación es cuidadosamente evaluada y se busca descartar problemas de salud antes de realizarla.

El padre Gabriele Amorth dejó una huella controvertida pero impactante en el ámbito del exorcismo y la lucha contra el mal. Su legado despierta opiniones encontradas, pero su figura sigue siendo recordada como un símbolo de fe y enfrentamiento contra el demonio.

spot_img

Últimas notas