jueves, mayo 30, 2024

Paraguay: Retos y desafíos para el nuevo gobierno nacional

Hoy el coloradismo controla el país desde el ejecutivo con Santiago Peña como Presidente Electo, además de contar con mayoría absoluta en ambas cámaras del Congreso Nacional y en las gobernaciones a nivel nacional. Sin embargo, este amplio respaldo conlleva un desafío muy grande: no defraudar al pueblo paraguayo.

Paraguay, un país con una larga historia de deudas pendientes frente a su población, enfrenta desafíos significativos a pesar de haber transcurrido más de tres décadas desde la caída del dictador Alfredo Stroessner y el regreso a la democracia. Aunque el coloradismo, representado por el Partido Colorado, controla actualmente el país por más de 70 años de hegemonía con Santiago Peña ex Ministro de Hacienda y ahora como Presidente Electo y goza de mayoría absoluta en ambas cámaras del Congreso Nacional y en las gobernaciones a nivel nacional, esta situación presenta un desafío crucial: no defraudar al pueblo paraguayo.

Expertos consultados por France 24 coinciden en señalar un panorama político adverso y un sentimiento generalizado de hartazgo entre la población. Durante años, Paraguay ha sufrido una de las mayores tasas de corrupción en la región. Además, el surgimiento de Payo Cubas como tercera fuerza política y el hecho de que más del 24% de la población se encuentre en situación de pobreza al finalizar el 2022, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), evidencian la persistencia de numerosos problemas en el país.

Paraguay se encuentra en una aparente contradicción en términos financieros. Según el Banco Mundial, en las últimas dos décadas el país ha experimentado un crecimiento económico gracias a factores como los términos de intercambio favorables y políticas macroeconómicas sólidas. Aunque las exportaciones agrícolas y de energía hidroeléctrica se han visto afectadas por la pandemia del Covid-19 y condiciones climáticas adversas, Paraguay muestra indicadores económicos favorables, como tasas de inflación históricamente bajas.

Katia Gorostiaga Guggiari abogada por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Diplomáticas de la Universidad Católica de Asunción. Máster en Derechos Fundamentales por el Instituto Bartolomé de las Casas de la Universidad Carlos III de
Madrid – España. Maestra en Ciencias Sociales por la Flacso México.

No obstante, la baja inflación no se traduce necesariamente en un avance en el poder adquisitivo de los ciudadanos. Según la catedrática paraguaya e investigadora sobre democracia e instituciones políticas, Katia Gorostiaga, la economía de Paraguay se caracteriza por ser «pobremente estable». A pesar de no haber experimentado tasas hiperinflacionarias, la pobreza sigue siendo una realidad en el país. La tasa de pobreza monetaria total alcanza el 24,7%, lo que convierte a Paraguay en uno de los territorios más pobres del hemisferio.

En este sentido, uno de los retos del próximo gobierno es mejorar la tasa impositiva para recaudar fondos suficientes que permitan invertir en planes sociales destinados a la población más vulnerable. Sin embargo, este desafío también requiere abordar de manera efectiva el problema de la corrupción, que se ha infiltrado en todas las instituciones públicas del país.

Además, Paraguay se enfrenta al desafío del crimen organizado y el narcotráfico, especialmente en las zonas fronterizas con Brasil y Argentina. La peculiar geografía del país, con su triple frontera y áreas propicias para estas actividades ilícitas, ha convertido a Paraguay en una ruta y un productor de drogas ilícitas. Fortalecer las instituciones y los organismos de seguridad es fundamental para hacer frente a este problema y garantizar la seguridad y el bienestar de la población.

El sistema educativo también requiere una atención especial. A pesar de los avances en los últimos años, la calidad de la educación en Paraguay sigue siendo baja y desigual. Mejorar la educación, brindar acceso igualitario a oportunidades educativas y fomentar la capacitación laboral son aspectos fundamentales para impulsar el desarrollo del país y reducir la pobreza.

En conclusión, el coloradismo tiene un gran desafío significativo al gobierno de Santiago Peña con una basta preparación y capacidad de gestión sobre todo en su área la economía. Pero a pesar de los indicadores económicos favorables, el país sigue lidiando con la corrupción, la pobreza y el crimen organizado. El nuevo gobierno debe trabajar arduamente para cumplir las expectativas de la población, abordando estos problemas de manera efectiva y promoviendo un desarrollo inclusivo y sostenible. La confianza del pueblo paraguayo está en juego, y es fundamental que el gobierno tome medidas concretas para no defraudar a sus ciudadanos y trabajar en beneficio de todos.

Datos: France24 e Infobaes

Daniel Ureta Veas

spot_img

Últimas notas